Economía

El FMI dice que la “cola débil” de los bancos podría sufrir en una recesión económica


FOTO DE ARCHIVO. El logo del Fondo Monetario Internacional en el interior de su sede al término de las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial en Washington, EEUU. 9 de octubre de 2016. REUTERS/Yuri Gripas

Por Pete Schroeder y Elisa Martinuzzi

WASHINGTON, 10 oct (Reuters) – Alrededor del 5% de los bancos de todo el mundo son vulnerables a las tensiones si los tipos de interés de los bancos centrales se mantienen más altos durante más tiempo, a pesar de la disminución de las turbulencias en el sector en los últimos meses, afirmó el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Otro 30% de los bancos —incluidos algunos de los más grandes del mundo— serían vulnerables si la economía mundial entra en un periodo de bajo crecimiento y alta inflación, o “estanflación”, dijo también el FMI en su Informe semestral sobre la estabilidad financiera mundial.

La advertencia se basaba en una nueva y más dura prueba de resistencia mundial que el FMI aplicó a unos 900 bancos de 29 países tras la crisis a principios de año del Silicon Valley Bank, con sede en California, el Credit Suisse (SIX:CSGN) Group suizo y otros dos bancos estadounidenses.

“Hay una cola débil de bancos en muchos países”, dijo Tobias Adrian, director del Departamento de Asuntos Monetarios y Mercados Financieros del FMI, en una entrevista realizada la semana pasada antes de los ataques del grupo islamista palestino Hamás contra Israel y los ataques aéreos de represalia contra la Franja de Gaza.

El FMI ajustó la prueba de resistencia de este año para sondear el impacto de su escenario económico de referencia de tipos de interés más altos durante más tiempo, así como la posibilidad de que los consumidores retiren sus depósitos. Su escenario “severo, pero plausible” prevé que la economía mundial entre en “estanflación”.

“Según el escenario de referencia, alrededor del 5% de los bancos son relativamente débiles en términos de capital. Y en situaciones de estrés grave, esa cifra sube hasta el 30% o a veces más”, dijo Adrian.

El FMI no identificó los bancos que podrían estar en apuros si se dieran esas circunstancias económicas, pero entre ellos hay bancos grandes y pequeños.

“No cabe duda de que algunas grandes instituciones podrían verse sometidas a presión en algunos escenarios”, dijo Adrian, aunque señaló que la reciente crisis bancaria en Estados Unidos demostró que incluso las quiebras de bancos más pequeños podrían socavar la estabilidad financiera.

Según el FMI, los países deben supervisar de forma más agresiva a sus bancos, los examinadores deben ser más “intrusivos” y los bancos directos deben adoptar medidas correctivas más “oportunas y concluyentes”. También señaló la “urgente necesidad” de mejorar la resistencia de los bancos mediante el aumento de los niveles de capital.

El informe se publicó mientras los líderes financieros mundiales se reunían en Marrakech, Marruecos, con motivo de las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial.

BATALLA CONTRA LA INFLACIÓN

Las recientes turbulencias en los mercados de deuda pública han sido ordenadas, dijo Adrian a los periodistas en una rueda de prensa celebrada el martes. “El aumento de los rendimientos ha sido rápido, pero no hemos visto una especie de desapalancamiento forzoso u otras disfunciones del mercado”, dijo Adrian.

La diferencia de rendimientos entre la deuda pública alemana y la de países del sur de Europa, como Italia, que estalló durante la crisis de deuda soberana de hace una década, sigue estando “bien contenida”, añadió.

Las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos en 2022 y 2023 provocaron fuertes pérdidas en las carteras de deuda pública en manos de bancos regionales estadounidenses, lo que a su vez asustó a los depositantes y provocó una serie de quiebras en marzo y principios de mayo de este año.

El mes pasado, el banco central estadounidense mantuvo su tipo de interés de referencia a un día entre el 5,25% y el 5,50%, pero señaló que probablemente sería necesaria otra subida de un cuarto de punto porcentual antes de finales de año para consolidar la tendencia a la baja de la inflación, y que el tipo de interés oficial probablemente terminaría 2024 por encima del 5%.

Se consideraron bancos débiles aquellos cuyos niveles de capital cayeron más de cinco puntos porcentuales en el transcurso de la prueba de resistencia del FMI, o por debajo de un mínimo del 7%.

En el escenario de referencia, 55 bancos, que representaban el 4% de los activos mundiales, resultaron débiles. En el escenario de estanflación, esa cifra se amplió a 215 bancos que representaban el 42% de los activos.

El informe insta a los bancos centrales a mantener unos tipos más altos hasta que la inflación se enfríe, pero advierte de que algunos inversores parecen confiar demasiado en que la inflación caerá rápidamente. “La historia aconseja no declarar la victoria demasiado pronto y relajar prematuramente la política monetaria”, señalaba el informe.

(Reporte de Pete Schroeder; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Fuente

Похожие статьи

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *

12 − семь =

Кнопка «Наверх»